martes, 19 de agosto de 2008

Sesión 2: Civilización e Imperio en el Nilo

En nuestra discusión sobre la civilización mesopotámica, comenzaremos señalando que su localización entre el Tigris y el Éufrates fue crucial tanto positiva como negativamente. Primero, en el aspecto positivo, estos ríos hicieron posible la civilización. El cultivo de alimentos suficientes y la entrada en grandes empresas comerciales habría sido imposible sin agua. Segundo, por el lado negativo, la impredictibilidad del Tigris y del Éufrates sólo podía ser contrarrestada por algún tipo de autoridad central que mantuviera el control de las aguas hostiles. También hicimos notar que las condiciones difíciles que los mesopotámicos confrontaron tuvieron efectos culturales. La religión mesopotámica fue adusta y temerosa. La vulnerabilidad del creciente fértil ante las inundaciones y las invasiones extranjeras llevó a los mesopotámicos a plantear un mundo peligroso de dioses caprichosos que atormentaban a los hombres y mujeres sin un propósito en particular. Como ya han visto en la Epopeya de Gilgamesh, no había vida después de la muerte para los mesopotámicos. Una persona nacía, vivía y moría, nada más. Lo que queremos analizar ahora es cómo las diferentes condiciones interactuaron con las civilizaciones para darle forma a la cultura.
En esta sesión analizamos otro río, el Nilo, y a otro pueblo, los antiguos egipcios. Como el antiguo historiador griego llamado Heródoto dijo: “Egipto es un don del Nilo”, y necesitamos entender qué tan importante es este río para el surgimiento y mantenimiento de esta civilización. Al contrario del Tigris y el Éufrates, el Nilo era un río bastante dócil en tiempos antiguos. Su patrón de inundaciones y reflujo era regular y predecible. El Nilo inundaba en la primavera por aproximadamente tres meses y después se retiraba dejando consigo una capa de limo que los granjeros ararían antes de plantar sus productos. El ciclo del Nilo dio a Egipto tres periodos distintos de tres meses cada año –inundación, plantación y cosecha- que se convirtieron en el fundamento de su civilización, y como veremos, de su cultura también.
Pero antes de ver los orígenes y el curso de la civilización egipcia, necesitamos poner al Nilo y a los egipcios en un contexto geográfico y temporal más amplio. Primero, la geografía. El Nilo fluye hacia el norte desde el interior de África hasta el Mediterráneo. En el sur, junto con las cataratas superiores del Nilo, Nubia y Sudán ejercerían influencia significativa sobre la sociedad egipcia tanto en la guerra como en el comercio. Al norte, la influencia vendría de los mesopotámicos, así como de pueblos que vivían en el Mar Rojo. Por tanto, vemos la importancia del agua para las civilizaciones antiguas, pero también vemos, como en el caso de Mesopotamia, que las diferentes civilizaciones influenciaban e interferían unas con otras. La noción de interferencia nos lleva a una situación estratégica. Fuera del Nilo, había sólo desierto al Este y al Oeste, y en la medida en la que se avanza hacia el Sur, la tierra se vuelve montañosa y difícil de cruzar. Por tanto, al contrario que los mesopotámicos, los egipcios disfrutaron de cierto grado de seguridad militar.
Ahora analizaré el contexto temporal. Existe evidencia arqueológica de pueblos viviendo en esta área que datan de 90,000 A.C. Analizaremos la historia alrededor del año 10,000 A.C. cuando los pueblos del área que hoy es el norte de Etiopía llevaron sus habilidades en la recolección de grano y al idioma llamado copto, a la región al recorrer el Nilo. A esta mezcla de pueblos se añade otra migración desde Sudán alrededor del año 5000 A.C. Estos pueblos emigraron hacia el norte en respuesta a una tendencia de calentamiento masivo en África. El continente comenzó a calentarse y los desiertos se volvieron más grandes. Pero la gente del Sudán trajo consigo nuevos alimentos y habilidades, incluyendo calabazas y sandías así como ganado y burros. Aproximadamente al mismo tiempo, el trigo y la cebada se introdujeron desde Mesopotamia, y es en este entonces cuando comenzamos a ver el surgimiento de asentamientos granjeros a lo largo del Nilo. Para el año 4000 A.C. aparecieron las aldeas, y surgieron poco después pequeños reinos. Para el 3300 A.C. el Nilo se dividió en pequeños reinos que peleaban contra todos.
La situación caótica de muchos asentamientos peleando contra todos finaliza, de acuerdo con la tradición, en el año 3100 A.C., que es la fecha oficial de la fundación del primer reino unificado de Egipto hasta la primera catarata. El primer rey fue Menes. Era un oficial menor del Alto Egipto, quien de alguna manera se mudó al Bajo Egipto y fundó un reino y una nueva capital, la ciudad de Menfis, que está cerca del Cairo moderno. Es aquí donde comenzamos a ver el tipo de estado centralizado que surgió en Mesopotamia. Pero también encontramos los orígenes de una institución egipcia única: el faraón (Debo hacer notar que aunque el faraón apareció aquí, el nombre faraón no se aplicó a los líderes egipcios sino hasta el Nuevo Reino, que discutiremos en un momento). El cargo de faraón es distinto porque combina a una administración central estatal junto con un cargo religioso. Este acuerdo probablemente se tomó prestado del estatus exaltado de los reyes sudaneses, pero para nuestros propósitos es importante porque representa un gran salto en la civilización egipcia y nos permite echar un vistazo a la cultura egipcia. Primero, los egipcios parecían haberse mudado directamente de las aldeas al imperio, dejando la estampa de ciudad-estado fuera, en contraposición con los mesopotámicos. Segundo, el faraón se convirtió en una figura extraordinariamente importante en la cultura egipcia. Era responsable por el clima y por el control del desbordamiento del Nilo. No era solamente el ungido de Dios, sino que era un Dios. Y hasta el 2600 A.C., el faraón era enterrado con todos sus sirvientes. Lo que el faraón nos da es un vistazo a la sociedad extraordinariamente compleja que el Nilo ayudó a forjar.
Con ello necesitamos entrar en la cronología. Trazaremos la historia egipcia desde su inicio en 3100 A.C. hasta el 1070 A.C. Terminamos en el 1070 principalmente porque Egipto perdió su independencia en este entonces y no sería posible recuperarla por mucho tiempo. Otros imperios se instalaron. Dividiremos esta expansión temporal en cinco periodos. 1) periodo arcaico (3100-2660). 2) viejo imperio (2660-2160). 3) primer periodo intermedio (2160-2040). 4) reino medio (2040-1640A.C.) 4) segundo intermedio (1640-1550A.C.). 5) nuevo reino (1550-1070A.C.). Notarán de su lista de vocabulario que he incluido las dinastías que están asociadas con cada periodo.
Comenzaremos discutiendo el periodo arcaico y el antiguo reino. Es durante este periodo que los faraones llegaron a la cúspide. Los más famosos monumentos de Egipto, las pirámides, fueron construidos mayoritariamente en el periodo 2600-2500 A.C. En gran medida, como las señales de la agricultura en Mesopotamia, las pirámides señalan que una sociedad complicada y bien organizada había aparecido. Las pirámides fueron construidas como tumbas reales apropiadas para el estatus de dios de los faraones. Pero para nosotros revelan una gran organización social y administrativa. Bajo la dirección de los escribas, literalmente miles de trabajadores –muchos de ellos esclavos- cortaban, movían e instalaban grandes bloques de piedra con no más que palancas, trineos y herramientas básicas para trabajar con piedra. El trabajo de las pirámides comenzó bajo la tercera dinastía. Una de las primeras fue la llamada Pirámide Escalonada. Fue diseñada por uno de los cancilleres del rey, Imhotep, y su trabajo lo hizo tan famoso que después fue deificado e inclusive se convirtió en el dios de la medicina. Esta pirámide escalonada era sólo el comienzo de una serie de pirámides más grandes que fueron construidas después durante la cuarta dinastía, como la gran pirámide en Giza. Es importante notar que estamos hablando de una sociedad bien organizada, no una particularmente brillante en tecnología. Las pirámides fueron construidas solo con la habilidad para calcular proporciones y medir de manera precisa. Los egipcios no eran los astrónomos o matemáticos en los que los babilonios se convertirían después.
Esta complicada sociedad tuvo un conflicto con sus vecinos del sur: los nubios, quienes habían establecido un reino llamado Ta-Seti. Los egipcios hicieron cinco campañas militares separadas entre 3100 y 2600 A.C. y sometieron esta región. Entre 3000 y 2400 A.C. dominaron a fondo Nubia, pero alrededor del 2500 A.C. los nubios comenzaron a reorganizarse, estableciendo un nuevo reino llamado Kush, con capital en Kerma. Este reino ascendió y lentamente sacó a los egipcios de este reino del sur.
En este punto podemos comenzar a hablar acerca del Primer Interregnum y del Reino Medio. Mientras los nubios expulsaban a los egipcios hacia sus fronteras anteriores, problemas internos comenzaron a surgir. La región del sur del antiguo Egipto disfrutó de un superávit agrícola, lo cual la hizo muy poderosa para que la parte norte de Egipto la controlara. En la medida en la que los nobles locales se hacían más ricos, éstos eran capaces de ignorar las órdenes del gobierno central, y Egipto se fracturó políticamente, llevando al surgimiento de una segunda capital en Tebas. La ruptura finalizó un siglo después con la fundación del Reino Medio, que centralizaba el poder otra vez pero sin gran autoridad que los faraones alguna vez disfrutaron. Los faraones ya no eran la única figura política en Egipto pero durante el Reino Medio, trajeron estabilidad política de nuevo.
El Reino Medio acabó con la llegada de un pueblo nuevo en Egipto: los hicsos. Sabemos muy poco acerca de los hicsos más allá del hecho de que montaban a caballo y utilizaban carrozas en las batallas. Alrededor del año 1670 A.C. los hicsos descendieron y tomaron Menfis, la antigua capital. Pero este es un ejemplo de intercambio cultural a través del conflicto militar. Los hicsos habían aprendido a utilizar carrozas de Mesopotamia y de un pueblo llamado hititas que vivían en Anatolia, lo que hoy es Turquía. Los egipcios aprendieron entonces a utilizar carrozas de los hicsos, lo que les ayudó gradualmente a sacar a los hicsos de Egipto. El nuevo reino fue fundado en 1550 A.C., después de que los hicsos fueron expulsados.
La fundación del Nuevo Reino hace que Egipto llegue a su periodo más glorioso, por lo que Egipto se expande más allá de sus fronteras y se convierte en un imperio. El Nilo continuó proveyendo de superávits agrícolas masivos para el pueblo de Egipto, lo que hizo posible el apoyo de una gran población (probablemente 4 millones). Un estado complicado surgió y los departamentos se multiplicaron. Los egipcios tenían departamentos separados para el ejército, la religión, la agricultura, hacienda, asuntos locales y la administración de los territorios conquistados. El ejército en particular, creció y Egipto pudo proyectar su poder al sur en África y arriba al norte en el Mediterráneo.
La expansión territorial de Egipto fue la mayor bajo el faraón Tutmosis III (1479-1425 A.C.). Sus tropas invadieron Palestina y Siria, antes de conquistar el norte de África y el sur en Nubia, donde otra vez destruyeron el reino de Kush. Pero su expansión de poder llevó a reacciones por parte de otros pueblos. Para el año 1100 A.C., el poder egipcio estaba en decadencia ante el ascenso de otros pueblos y, para el año 1040 A.C., el nuevo reino se colapsó bajo presiones externas.
El peligro continuó en olas. El Reino de Kush fue refundado después de su destrucción, pero más al sur. Obtuvo su venganza al invadir Egipto en el siglo octavo. Conquistó la ciudad de Tebas en 760 y fundó la dinastía Kushita, que gobernó Egipto hasta que el siguiente pueblo, los asirios, llegaron. Para mediados del siglo séptimo, tomaron Egipto y con sólo algunos intervalos intermedios, Egipto no se autogobernaría sino hasta el siglo XX.
Ahora que tenemos la cronología básica podemos regresar a un tema más amplio del Nilo y su relación con Egipto. El antiguo Egipto fue un ente histórico por casi 3000 años. Cultivó tradiciones continuas y fue respetado y admirado por gran parte del mundo mediterráneo y africano. Fue el Nilo lo que hizo posible esta unidad de tres mil años posible. Con el Nilo vinieron la agricultura y el comercio. Los ciclos del Nilo dieron a Egipto un ciclo de permanencia cuyos efectos culturales supuestamente se perciben hasta la actualidad. Ahora discutiré la vida egipcia en las ciudades, su economía, su cultura y después su religión con respecto al Nilo. Empecemos analizando la urbanización, que ya hemos discutido en Mesopotamia. Las ciudades no tenían un papel central en la vida en Egipto, contrario a Mesopotamia. Puede ser que la docilidad del Nilo requería menor cooperación de las personas. Las ciudades sólo aparecieron hasta que el imperio ya había sido fundado. Pero con el pasar del tiempo estas ciudades se convirtieron en grandes ciudades de riqueza, creando clases sociales bien definidas. Había muchos peones en estas ciudades y se diferenciaron fuertemente de las clases altas. Egipto no tenía una nobleza real pero una clase alta apareció alrededor del faraón, incluyendo un ejército profesional y burócratas. Contrario a Mesopotamia esto de hecho significaba que alguna movilidad social era posible.
La economía también era diferente de la que habíamos visto en Mesopotamia. Aunque el comercio con potencias extranjeras era extenso, Egipto era generalmente mucho más lento para apropiarse de nuevas ideas, herramientas y armas de otros pueblos. Los mesopotámicos comenzaron a utilizar el bronce alrededor del 3000 A.C.; Egipto lo hizo alrededor del año 1700 A.C. Pero los egipcios también eran grandes comerciantes. Esto también fue forjado a partir del Nilo. El río corre del norte hacia el Mediterráneo, pero los vientos prevalecientes soplan hacia el sur. Esto hizo posible que los bienes pudieran moverse a lo largo de Egipto. Los egipcios comerciaban mucho con el sur y sus barcos viajaban al norte a lo largo de la costa de Palestina y después al sur en el Mar Rojo. Desde el sur, por ejemplo venían objetos como ébano, marfil, pieles de animales, plumas, gemas, oro y esclavos. Exportaban cosas como cerámica, vino, miel y especialmente tejidos que estaban hechos de lino que los egipcios cultivaban. El comercio con Mesopotamia también era mucho.
La cultura egipcia también siguió su propio patrón. Alrededor del 3200 A.C. apareció la escritura en Egipto. Puede ser que haya venido Mesopotamia pero la evidencia no es clara. Egipto procedió a desarrollar su propia escritura, que los griegos llamaron jeroglíficos o escritos sagrados. Como ya saben, los jeroglíficos consisten en imágenes pequeñas. Originalmente estas imágenes representaban palabras individuales y después sonidos. Pero este idioma era complicado y pesado. Sólo algunos podían leerlo. Por tanto, los egipcios desarrollaron otra forma de escribir llamada hierática, que era una forma cursiva simplificada del jeroglífico. Esta escritura apareció alrededor del año 2600 A.C. y estaba en uso hasta el año 600 A.C. cuando los egipcios adoptaron el alfabeto griego. Con el cambio al alfabeto griego, obtenemos lo que se llama copto, un idioma que todavía es hablado en algunas partes de Egipto. Hablaremos más acerca de los orígenes del alfabeto griego en la siguiente lectura.
Ahora finalizaremos con la religión egipcia. Quizás el aspecto más famoso de la religión egipcia eran sus rituales de entierro. Todos han oído de las momias. La tradición de la momificación data del Viejo Reino, aunque en ese punto sólo el faraón era momificado. Pero las momias nos dan una pista sobre las actitudes básicas que caracterizaron a Egipto. Contrario a los mesopotámicos, los egipcios comenzaron a pensar desde el principio en una vida después de la muerte. Veían a la vida y a la muerte como una continuidad, siendo la muerte algo a lo que uno debía prepararse debidamente. Esta creencia pudo haber tenido efectos significativos tanto en la historia de los judíos como en la de los cristianos, aunque no podemos estar seguros de esto. En gran parte, como la tradición judeo-cristiana, los egipcios creían que todos debíamos pasar por un juicio después de la muerte por las acciones cometidas mientras estábamos vivos. Cada persona enfrentaría, después de la muerte, al dios egipcio del inframundo Osiris quien pesaría el corazón de la persona contra una pluma. Un corazón pesado en malas acciones condenaría al juzgado a ser atormentado por criaturas extrañas, mitad cocodrilo mitad hipopótamo. Un corazón ligero permitiría a la persona entrar en la eternidad con Osiris y su consorte Isis.
Isis es una figura interesante. Es el ejemplo clásico de la gran madre que es diosa que aparece en muchas culturas. Después en la mitología egipcia ella se convierte en madre del dios halcón Horus. La imagen de ella acunando al bebé Horus pudo haber persistido en las imágenes de la Virgen María meciendo al niño Jesús.
Hay también otro aspecto de la religión egipcia que es importante que analicemos. Los egipcios parecen haber sido el primer pueblo en desarrollar el monoteísmo, aunque no sobrevivió en Egipto. En el siglo XIV A.C. Amenhotep IV (1375-1358) instituyó un nuevo culto religioso monoteísta basado en un dios que él llamó Aten. Amenhotep tomó el nombre de Akenatón, diciendo que su dios era el único dios, como no hay ningún otro. Construyó una nueva ciudad en el nombre de este dios llamada Aketatón, que está cerca de la moderna Tel el-Amarna. Puede ser que haya tratado de tomar el poder quitando a los sacerdotes egipcios quienes adoraban al dios sol Amón-Ra. Ya sea por razones religiosas o políticas, como pueden imaginarse, los sacerdotes egipcios lucharon contre el cambio a un solo dios. Después de la muerte de Akenatón, su dios y su nombre fueron quitados de todos los monumentos públicos. Es probable que nunca hayan oído de Akenatón, pero seguramente han escuchado acerca de su yerno y sucesor, Tutankamón (1360-1350). El cambio al rey Tutankamón trajo con sigo un regreso al viejo sistema religioso con Amón el dios sol a la cabeza de una serie de dioses. Nada hace más claro el cambio que el cambio en el nombre del rey Tut’. Antes de que muriera su suegro, Tutankamón tenía el nombre de Tutankatón, que después cambió a Tutankamón. El Rey Tut reinó por poco tiempo y murió muy joven. En el mejor de los casos fue un rey débil con pocos logros, pero le dieron un entierro impresionante, como muchos de ustedes saben. Puede ser que este gran entierro haya tenido que ver con la gratitud de los sacerdotes por el regreso a la ortodoxia. No obstante, con respecto al monoteísmo, es posible que esta idea influenció a los antiguos hebreos quienes, como ustedes saben, estaban en Egipto en aquel entonces. No fue sino hasta el año 1200 que Moisés guió a los judíos fuera de Egipto. No podemos estar seguros de esto, pues no hay evidencia real para probar el vínculo pero sí sugiere que el monoteísmo estaba siendo discutido por más de un pueblo al que se le asocia.
Con ello, concluimos nuestra discusión sobre Egipto. La próxima vez analizaremos la aventura de los antiguos hebreos.